Entrevista a Toni Morrison en 2009

 Publicado por el 28 Febrero, 2011 a las 19:19  Literatura, Literatura, Premios Nobel  Añadir comentarios
Feb 282011
 
0 votes

Entrevista a Toni Morrison tras la publicación de su novela Una Bendición. En esta entrevista Toni Morrison aborda tanto los detalles de su novela como la actualidad política de Estados Unidos.

Toni Morrison es una de las principales novelistas estadounidenses del siglo XX, galardonada con el premio Nobel de literatura en 1993, entre otras razones por que haber escrito novelas caracterizadas por la fuerza visionaria y el sentido poético da vida a un aspecto esencial de la realidad estadounidense, según indicó la academia sueca al otorgarle el premio. También le han concedido el premio Pulitzer en 1988.

Podéis consultar al entrada de la wikipedia sobre Toni Morrison para encontrar algunos detalles biográficos.

¿Por qué vuelve a tratar el tema de la esclavitud?

Me quedaba hablar de aquellos que fueron esclavos antes de que EE.UU. existiera. Uno de mis temas ha sido siempre la mitología de este país, abordar el cuento de hadas nacional sobre nuestros inicios. En los siglos XVII y XVIII aquí vino gente de todos los lugares de Europa: suecos, españoles, holandeses, franceses, ingleses… Quise hablar de un tiempo en el que la esclavitud todavía no se había asociado a una raza, la negra.

Muchos lectores van a descubrir, gracias a esta novela, que había esclavos de raza blanca…

Sí, así es. Los esclavos eran los parias, los más pobres, miserables y desafortunados, blancos, indios y negros. Después, el racismo se convirtió en ley y separó a los pobres blancos de los pobres negros. Pero en el siglo XVII los esclavos negros y blancos trabajaban juntos en las plantaciones de tabaco. La gran aportación de EE.UU. es que, por intereses políticos y de los propios blancos pobres, se estableció una jerarquía racial, plasmada en textos legales, con el fin de proteger a los ricos pero a la vez para que hubiera un tipo de pobres, los blancos, que miraran a otros pobres desde arriba. Y ese entramado cultural racista todavía opera en este país, perpetuando las divisiones en contra de lo que debería ser una verdadera democracia. El racismo no es natural, sino algo construido en función de intereses.

De hecho, en los años en que se desarrolla su novela, ni siquiera existía EE.UU.

Es un momento histórico muy poco conocido, previo incluso a la organización de las colonias. Había una recepción constante de gente, un movimiento de población humana enorme, muchas ciudades que cambiaban de nombre en función de la nacionalidad de sus ocupantes, todo fluctuaba, había un aluvión de gente venida de todo el planeta, atraída por los recursos naturales, por el oro, por una naturaleza generosa. Y fue en esa época en la que llegaron los domésticos blancos, tan esclavos como los negros. La única diferencia es que podían fugarse y confundirse entre la población, mientras que a los negros siempre los capturaban.

En ese contexto, vemos que la religión, las religiones, fueron muy importantes…

¿De dónde viene la fuerza de la Iglesia? En el libro hablo de eso relacionándolo con esa idea tan americana del individualismo: el mito de vivir solo, ser un tipo duro, sin familia o abandonándola para irse a vivir aventuras. Es algo que forma parte del imaginario de la nación americana, con el cowboy como su máximo exponente. Yo me fijo en lo que sucede cuando el hombre se va. ¿Qué tipo de familia genera eso? La mujer se queda sin ningún apoyo, sola con los niños, y entonces llama a las puertas de la Iglesia, que le ofrece ayuda e integración.

Aquí, como en otros de sus libros, aparece un hombre que transforma a la mujer.

-No quise darle un nombre propio, lo llamo el herrero. Libre, africano, negro… Para él, la esclavitud es una cuestión de mentalidad. La esclavitud fue algo universal, se dio en todos los países y regiones. La aportación de mi país fue asociar la raza negra a la falta de libertad, eso fue algo premeditado, construido, legalizado por diferentes procedimientos especiales, con el fin de proteger los privilegios de los más ricos, creando un sistema político, económico y social a gran escala que descansaba sobre la base del trabajo no pagado. Y el racismo todavía sigue operando hoy, mostrando su eficacia como instrumento para perpetuar las divisiones en contra de lo que debería ser una verdadera democracia.

¿Sigue habiendo esclavitud en Estados Unidos?

Claro. Ya no es una institución formal, legal, pero sí existe gente que no cobra por su trabajo y que no puede decidir abandonarlo. Las grandes civilizaciones (Atenas, Roma, Rusia…) se han apoyado siempre en esclavos, se llamen como se llamen. Me interesa cómo ese encarcelamiento puede ayudar a una persona a darse cuenta de muchas cosas, a generar una gran dignidad, incluso libertad, desde el momento en que uno decide no ser el mismo monstruo que su amo.

¿Cómo describiría a Florens?

Ella es el personaje central del libro, una esclava que desconoce su condición porque sus amos la tratan muy bien. Es joven, hermosa… y se enamora. Y llega a convertirse en una obsesa.

¿Pero todo amor no es una obsesión?

Nooooo. (Se ríe) He escrito el libro Amor, en el que intento distinguir diferentes tipos de amor: a Dios, a los amigos, a esto y lo otro… Hay muchos tipos de amor. Y sólo los niños tienen amor auténticamente puro.

Muchos de sus personajes son niños, de hecho.

Tal vez por eso. Busco en ellos esa pureza de amar. Mi personaje sirve para darse cuenta de que nunca hay que entregarse completamente a nadie de ese modo.

¿Y Jakob?

Es un holandés que llega en barco a América, huérfano, prototipo de esas personas que hemos promovido como los que levantaron este país, alguien que intenta tener éxito. Pero le repugna la esclavitud y tratar comercialmente con carne humana.

En los 90, usted dijo: “Mi misión es dar voz a los que no la han tenido, a los negros de América”. ¿Lo ha conseguido?

Sí. La primera generación de un pueblo oprimido es siempre gente silenciosa, desarrollan en su interior una conciencia de la opresión pero no hablan sobre ello. La siguiente generación ya lo hace un poco, empieza a exteriorizar su queja. El silencio es roto, por ejemplo, en las canciones. En el caso de los americanos africanos, bastante gente escribió libros acerca de su historia, pero esa realidad no estaba presente en las novelas. Y ese reto me fascinó, el sentimiento de ser capaz de hacerlo.

¿Escribe sobre un personaje colectivo?

Yo lo veo muy diferente. No hago una moralización del negro, no hay los negros que son de una manera. Hay negros buenos, hay negros malos, algunos vagos, otros racistas, otros felices, otros cansados… como el resto del mundo. De hecho, con el tiempo, los críticos están analizando mis novelas de otra manera: se dan cuenta de que la raza no es el único tema presente en ellas, de que hablo del amor, del perdón, de la sexualidad, de los cambios en la estructura familiar, de cuestiones éticas y filosóficas.

¿La América posracial existe ahora con Obama?

Hay algunos cambios, lo veo en los estudiantes que tengo, son más maduros. La diversidad del campus se ha multiplicado. Pero todavía hay profundas zanjas que dividen a la gente por el color de su piel, no hay más que mirar las estadísticas sobre pobreza, crimen o nivel educativo y cruzarlas con los datos de las etnias. El éxito de Obama es estimulante, extremadamente importante, y marca el inicio de algo nuevo, el deseo de superar las divisiones por razas. Se puede sentir por todos lados esta nueva actitud, una excitación que lo invade todo. Hará cosas que no nos gusten, a mí me rebela el mesianismo que algunos profesan hacia su figura. Pero el simple hecho de su victoria ha hecho que a mucha gente le desaparezca el miedo. Es como ponerse en marcha otra vez, hay cosas elementales que ya no hay que explicar.

Usted tardó en apoyarlo…

Me gusta mucho Hillary Clinton. Cualquier persona capaz de ganarle a Bush me parecía bien. Estudié detenidamente a los candidatos demócratas y, al final, lo apoyé a él, pero no me basé en criterios de raza ni de género para decidirme, lo apoyé porque estaba muy preparado. La gente no ha votado a Obama porque fuera negro, sino por las cosas que proponía.

¿Cómo ve a Obama? ¿No va a decepcionarla?

Espero que no lo haga, claro, porque no me llama cada día por teléfono para preguntarme: “Toni, he pensado emprender esta medida, ¿a ti qué te parece?”. No vivimos en un mundo perfecto.

Parece que es un fan de “La canción de Salomón”, ¿no?

¡Sí! Me estuvo hablando de ese libro y de lo que le había afectado. Mire, él tiene que gobernar y eso significa que tiene que tratar con mucha gente, con los congresistas y senadores, no puede hacer las cosas solo, decidir: “OK, sanidad para todos” y ya está, para conseguirlo tiene que persuadir, maniobrar, hablar con mucha gente, transaccionar… Eso es gobernar, es un trabajo duro y complicado. Considerando que sólo lleva unos meses, y que ya ha hecho que se muevan más cosas que en toda una década, creo que hay que verlo positivamente.

Usted aprecia, además, sus cualidades literarias.

¿Ha leído sus memorias? Es un buen escritor, muy bueno, cosa que pocos políticos son porque no suelen leer nunca literatura. Es ameno, tiene ritmo, utiliza metáforas profundas.

En sus libros los negros son trabajadores, prostitutas, borrachos, y ahora tenemos un presidente. ¡Vaya cambio!

Ja, ja. ¿No me pedirá que le responda una pregunta tan absolutamente inapropiada, verdad? Amí me interesan esos personajes ordinarios porque no aparecen en los libros de historia. Es como si no hubieran existido jamás, y yo les devuelvo a la vida.

Vivió la depresión de los 30. ¿Cómo ve la crisis de ahora?

En los años 30 vivimos una vida realmente miserable. Éramos pobres, y no le hablo solamente de la comunidad negra sino de inmigrantes de todos los sitios. Sobre la situación actual, lo precioso es que el capitalismo se ha acabado, parece un milagro. Nadie va a aplaudir más a gente que gana mil millones de dólares a la semana. Esos excesos se han acabado, ya no podemos más. Eso es bueno. Este país puede volver a empezar. Piense que, tras el 11-S, la gente miró la televisión ¿y cuál fue el mensaje que nos envió el presidente Bush? Nos dijo: “Id al cine, a las tiendas, ¡comprad! ¡Comprad!” ¿Usted cree? Era un tendero, no un presidente, hablaba no a ciudadanos sino a consumidores.

¿Cómo es un día normal en su vida?

No soy muy disciplinada, en los períodos en que escribo lo hago dos o tres horitas al día. Para mí no es un trabajo, siempre me he ganado la vida de otra manera: como editora, como profesora…

¿Quién es Chloe Wofford?

Soy yo. Es el nombre que figura en mis documentos y como me llaman mi familia y mis seres queridos.

¿Y quién es, entonces, Toni Morrison?

La mayoría de la gente me conoce por este nombre. Pero los que me conocen bien me llaman Chloe, Toni Morrison es como un apodo. Me sirve para separar al personaje, la escritora que ganó el Nobel, de la persona real, que es la importante.

Fuente entrevista a Toni Morrison: www.lavanguardia.es

Entrevistas sugeridas:

  • Entrevista a Toni Morrison en 20047 Mayo, 2013 Entrevista a Toni Morrison en 2004 Entrevista a Toni Morrison poco después de la publicación de una de sus grandes novelas, Amor.
  • Entrevista a Herta Müller9 Mayo, 2013 Entrevista a Herta Müller Entrevista a Herta Müller, escritora nacida en Rumania a la que se concedió el premio Nobel de Literatura en 2009.
  • Entrevista a Orhan Pamuk7 Mayo, 2013 Entrevista a Orhan Pamuk Entrevista a Orhan Pamuk, escritor nacido en Turquia y que recibió el Premio Nobel de literatura en 2006.
  • Entrevista a J.M. Coetzee en 200217 Marzo, 2011 Entrevista a J.M. Coetzee en 2002 Entrevista a J.M. Coetzee, escritor nacido en Sudáfrica y uno de los nombres más importantes de la literatura occidental de las últimas décadas.
  • Entrevista a Harold Pinter2 Mayo, 2013 Entrevista a Harold Pinter Entrevista a Harold Pinter, dramaturgo, guionista, poeta, actor, director y activista político nacido en Inglaterra en 1930 y que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 2005.
  • Entrevista a José Saramago11 Junio, 2011 Entrevista a José Saramago Entrevista a José Saramago, novelista nacido en Portugal que recibió el Premio Nobel de Literatura en 1998 por "volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la […]

  Un comentario en “Entrevista a Toni Morrison en 2009”

  1. Hola, quizás os interese saber que tenemos una colección que incluye el relato ‘Recitatif’ de Toni Morrison en versión original conjuntamente con el relato ‘To Room Nineteen’ de Doris Lessing.

    El formato de esta colección es innovador porque permite leer directamente la obra en inglés sin necesidad de usar el diccionario al integrarse un glosario en cada página.

    Tenéis más info de este relato y de la colección Read&Listen en http://bit.ly/oTYLSd

Deja un comentario