Entrevista a Esther Vivas

 Publicado por el 1 abril, 2011 a las 9:13  Ecologismo  Añadir comentarios
abr 012011
 

Breve pero interesante entrevista a Esther Vivas, autora del libro Supermercados, no gracias y otras publicaciones sobre el movimiento antiglobalización y la soberanía alimentaria.

Esta entrevista a Esther Vivas fue realizada por Eva García y publicada en El Punt en 2008. Nosotros la hemos encontrado en el portal de economía solidaria www.economiasolidaria.org.

¿Por qué tenemos que decir «no, gracias» a los supermercados?

En el libro analizamos cuál es la lógica de la gran distribución y cuáles son los actores en el Estado español. También se identifican los impactos, la forma como este modelo de distribución genera graves consecuencias en el modelo de agricultura, en los derechos laborales, en el modelo de consumo y en el medio ambiente. Y también damos a conocer los movimientos contrarios a esta gran distribución y cuáles son las alternativas que plantea. Damos a conocer la realidad del modelo de distribución comercial, denunciamos su impacto y planteamos otras posibilidades como son la soberanía alimentaria o el consumo responsable.

Explicáis que otro modelo de consumo es posible…

Sí. El modelo actual de distribución de alimentos está monopolizado por siete grandes empresas en el Estado español: cinco distribuidoras (Carrefour, Mercadona, Eroski, Alcampo y El Corte Inglés) y dos centrales de compra (Euromadi e IFA), y entre todas concentran el 75% de la distribución de alimentos. Por lo tanto, si eres campesino y quieres vender tu producto estás obligado a pasar por estas empresas de distribución. Son ellas, las empresas, las que determinan qué pagan al campesino y el precio que el consumidor tiene que pagar.

Y se establece un precio injusto, imagino. Porque la inflación crece pero la renta del campesino es baja.

Actualmente, la renta agraria es el 55% de la renta general, según datos de la organización de campesinos y ganaderos COAG. El campesino cada vez recibe menos dinero por aquello que vende y nosotros como consumidores cada vez pagamos más. Tenemos que pensar que la media del diferencial entre el precio de coste y el precio de venta es de un 390%, y en algunos productos, como en los limones, del 2.000%. Es la gran distribución la que se queda con el 60% del beneficio en la venta de un producto.

En caso que al campesino le interese, también debe ser difícil conseguir una buena posición en el súper.

Es muy complicado. La gran distribución pone unos condicionantes muy fuertes a la hora de comprar un producto a un proveedor. Acaban pagando a la empresa sólo para que tenga su producto, y el precio crece si quieres estar en la repisa central o en los cruces de los pasillos. Además, previamente, le has tenido que dejar una parte del producto gratuitamente, para ver si tiene salida o no. Tiene más peso la superficie comercial que el distribuidor. Las empresas multinacionales todavía tienen margen para entrar en el juego, pero el pequeño productor no.

Y eso comporta que compremos productos de centenares de kilómetros de
distancia.

Es un modelo irracional. La mayor parte de los productos que consumimos vienen de la otra parte del mundo. Estamos viviendo una deslocalización alimentaria y la producción se concentra allí donde la mano de obra es más barata y donde las normativas ambientales son más laxas. Pero, además, en los países del sur están viviendo una invasión creciente de productos subvencionados del norte, como la leche de Europa o el maíz norteamericano. En Cataluña sólo un 1% de la población activa es campesina. Se ha perdido mucho campesinado familiar.

 Deja un Comentario

(required)

(required)

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>